×

ITEM AGREGADO CORRECTAMENTE

El item seleccionado fue agregado al carrito de compras, para verlo simplemente haz click en tu carrito.

Ir al carrito
×

ITEM ELIMIADO CORRECTAMENTE

El item seleccionado fue eliminado al carrito de compras

Actualizar carrito
×

CREAR UNA CUENTA

¡Obtene descuentos increíbes
comprando Online!


Ya tengo una cuenta Ingresar
×

INICIAR SESIÓN

¡Obtene descuentos increíbes
comprando Online!

Recordarme
No tengo una cuenta Registrarme
Olvidé mi contraseña, necesito Recuperarla
×

RECUPERAR CONTRASEÑA

PAPELES DECORATIVOS: UN ALIADO EN EL DISEÑO


El papel decorativo, ese gran olvidado de la decoración, resurge cada vez con más fuerza como alternativa a la clásica pintura de pared. Gracias al empapelado podemos crear espacios diferenciados y con mucha personalidad. Las nuevas tecnologías han abierto un gran abanico de texturas y calidad pudiendo realizar nuevos efectos visuales y táctiles con mayor presencia.

El empapelado reúne cualidades de diseño y prácticas. Es un material fácil de colocar, disimula las imperfecciones de la pared y aporta personalidad, diseño y calidez al ambiente. Conviven en el mercado una enorme variedad de papeles, estampados y texturas.

El empapelado hoy dejó de ser un exclusivo elemento decorativo de uso residencial para transformarse en la vedette de bares, restaurantes, cafés y locales comerciales otorgándole a cada espacio una impronta moderna, fresca y capaz de resaltar y otorgar distinción.

Los diseños que encontramos en el mercado hoy son muy variados, es por ello que a la hora de elegir tenemos: lisos, rayas, flores, figuras geométricas, estampados barrocos, tridimensionales, etc.

Lo que se tiene que tener en cuenta al momento de adquirir un empapelado, es a dónde se va a colocar el mismo y estudiar el conjunto de elementos que componen el espacio. Es muy importante considerar la luz, el equipamiento y el piso así como también la función que va a cumplir el espacio. Considero que hoy el papel se utiliza más como un elemento de diseño y por eso se opta por empapelar solo algunas paredes y no todo el espacio.

Coemntamos brevemente las características y ventajas del papel decorativo:


1. Gran variedad

Una de las principales ventajas es que el empapelado admite infinidad de colores, diseños y combinaciones. Diseños para dormitorios, living, habitaciones infantiles, etc. Con las nuevas tecnologías la calidad de las impresiones ha crecido enormemente, pudiendo llegar a imprimir diseños fotográficos, tales como hojas, flores, piedras, ladrillos, etc.


2. Fácil de aplicar

Aunque pueda parecer lo contrario, colocar el papel decorativo es muy sencillo y cualquiera puede hacerlo. A diferencia de la pintura tradicional, que harían falta al menos dos capas para que la pared quedase perfecta, con el empapelado solo necesitamos una pasada para dejarlo impecable. Eso sí, colocándolo con cuidado para que no queden bolsas de aire por debajo.

 

3. Resistencia

La resistencia del empapelado siempre es superior a la de la pintura estándar que utilizamos en nuestras habitaciones. Con el tiempo es normal que la pintura de las paredes se despegue en ciertos puntos por algún que otro golpe. Sin embargo, el papel es más resistente al tiempo y aguantará hasta que se decida quitarlo.

4. Fácil de limpiar
 

El papel decorativo se puede limpiar fácilmente. En el caso de los papeles vinílicos se puede usar agua y jabón neutro sin problema, como así también corregir con un poco del alcohol aquella mancha producida por una birome. Los papeles vinilizados gracias a su capa de barniz, permite que sea limpiado con un trapo, suavemente humedecido.

 
5. Tapa imperfectos

Además del tema de la suciedad, otra de las ventajas del empapelado es que nos permite tapar imperfecciones en la pared que no podríamos cubrir con la pintura normal. Los bultos o las rajaduras que puedan existir quedarán cubiertos con el papel decorativo y se notarán mucho menos que si hubiésemos dado una o dos capas de pintura.

Clases de Papeles

Para una buena elección, conviene saber cuáles son las clases de papeles más usados y sus principales características.

Vinílicos
Los papeles vinílicos están compuestos por una capa de vinilo (plástico) sobre una base de papel, que lo protegen de la humedad y facilita que se limpie con un trapo o esponja húmedos.

Pueden ser utilizados en paredes y techos de todo tipo de ambientes interiores, incluidos baños y cocinas. Son recomendados en habitaciones infantiles. Eso se debe a que los papeles vinílicos poseen una mínima absorción de agua, factor que permite realizar lavados sucesivos. Además, por la alta calidad de sus tintas, pueden ser utilizados en ambientes con luz de sol directa.

Vinilizados
Los papeles vinilizados están compuestos por un papel de base recubierto con una capa especial de barniz que los hace limpiables, aunque no tanto como el papel vinílico. Se los recomienda para habitaciones, escaleras y pasillos que no tengan excesivo tránsito. Los papeles vinilizados son permeables permiten que la pared respire una vez colocados.

Texturizados
Los papeles texturados, además de las interesantes variantes de diseño, ofrecen un empapelado de calidad apto para tapar imperfecciones de la pared como grietas y rajaduras y tiene la posibilidad de ser pintado con pintura latex. Estos papeles son de fácil limpieza.

Algunas Ideas de Elección y Decoración

• Al empapelar habitaciones antiguas o paredes en malas condiciones, defectuosas o en falsa escuadra, tenga en cuenta que los papeles lisos disimulan mejor los defectos. También ocultan los defectos de colocación; si usted va a colocar papel por primera vez, se aconseja empezar con diseños de poco dibujo y estampados pequeños.

• Los estampados chicos y suaves agrandan visualmente el ambiente, mientras que los diseños más ampulosos y coloridos son aconsejables sólo en habitaciones amplias. Si se trata de una habitación de uso diario, conviene elegir diseños suaves para no cansar la vista.

• Los diseños a rayas tienen sus secretos: las rayas horizontales hacen que la habitación parezca más amplia, pero no se recomiendan en lugares bajos; las rayas verticales hacen que las paredes parezcan más altas, pero reducen el espacio en pasillos angostos.

• Los tonos cálidos (ocres y anaranjados) son papeles más clásicos y fáciles de combinar.

• Los papeles de tonalidades amarillas crean efecto de luminosidad, y por lo tanto son recomendables en ambientes de escasa o nula luz natural. En grandes superficies el papel ideal es el de tonalidades blancas, aunque hay que tener cuidado con el blanco en ambientes de mucha luz, ya que tiene un gran poder de reflexión y termina resultando molesto.

• Las tonalidades grises atenúan el reflejo de los rayos solares, por lo que son recomendables para ambientes calurosos y muy luminosos.

• Los empapelados con base azul son lo que se llama refrescantes, y por su asociación con el mar y el cielo producen un efecto de espaciosidad. Los tonos verdes descansan la vista y por eso son aconsejables en las zonas de lectura, escritorios y salas de estar.

• El empapelado se puede usar en una o varias paredes sin tener que hacerlo en toda la habitación. Incluso se pueden colocar en una pared un diseño y en la siguiente el mismo modelo pero en otro color. Claro que estos recursos deben usarse con criterio y cuidado.


Compartir

Volver



Grunhaut.com © 2016